Solo hace falta un instante para captar una emoción real y convertirla en algo imborrable.